Los bancos latinoamericanos siguen esperando las redes 5G

Posted by TODO1 on May 21, 2019 9:42:14 AM

La tecnología de quinta generación (5G) fue la estrella indiscutible del Mobile World Congress (MWC) 2019, realizado en Barcelona el pasado febrero. Diversos fabricantes, tras años de promesas, presentaron teléfonos inteligentes con conectividad 5G que llegarán al mercado en los próximos meses, tales como el Mate X de Huawei, el Galaxy S10 de Samsung y el Axon 10 Pro 5G de ZTE.

La GSMA, la organización mundial que agrupa a los operadores móviles, estima que las redes 5G estarán llegando al mundo, dependiendo de la región, dentro de los próximos tres años. Será una realidad este año en algunos mercados, como Estados Unidos, Australia, China, Japón y Corea del Sur, pero no será el caso de América Latina.

En declaraciones a AméricaEconomía Intelligence, Alejandro Adamowicz, director tecnológico de GSMA América Latina, dijo que en el 2020 se podrán ver iniciativas comerciales en la región. Sin embargo, para el 2025 apenas el 8% de las conexiones en Latinoamérica serán 5G, según el último informe del organismo, “La economía móvil 2019”.

 “Con 5G (...) todos calentamos motores, pero esta no es una maratón de 100 metros, sino una carrera de muchos kilómetros y todavía hay un inmenso espacio para llegar con otras tecnologías al mercado”, dijo Juan Carlos Porras, director de Claro Argentina, en el GSMA Mobile 360 Series Argentina 2018, realizado en Buenos Aires el pasado diciembre. En ese evento, los jefes de Claro Argentina, Telecom, ICE Costa Rica y Millicom coincidieron en que el mercado en toda la región no presenta las condiciones como para abrir ahora la cartera de la inversión para tener en 2020 o antes algún tipo de producto basado en 5G.

De 4G a 5G

Latinoamérica tiene como desafío primero desarrollar su infraestructura general de comunicaciones y avanzar sobre las redes 4G y 4.5G antes de dar, en el corto plazo, un salto a la tecnología 5G, señalaron en dicho evento los ejecutivos de compañías telefónicas con presencia en más de 10 países de la región.

Santiago Vargas, gerente de innovación de productos de TODO1, empresa de servicios digitales para el sector financiero con sede en Miami, dice que en su radar de tendencias están comenzando a ver la introducción de teléfonos con conectividad 5G. “Estamos seguros que, como tendencia a nivel mundial, este año se hable mucho de 5G —de hecho, ya han aparecido los primeros teléfonos—, pero por sus costos demorará un poco en América Latina, ya que el tema no está solo en manos de los dispositivos de los clientes finales, sino también de las grandes inversiones que tienen que ejecutar las empresas de telecomunicaciones para ofrecer esta nueva tecnología”, dice Vargas.

Como indica un reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), “menos del 20% ha adoptado la tecnología 4G, la que brinda mayor acceso a la mayoría de las aplicaciones y la que tiene el mayor potencial para tener un impacto en el desarrollo”. La tasa promedio de adopción de 4G en América Latina es del 17%, aunque la situación varía según el país. Uruguay está por encima del 50%, Argentina y Chile superan el 40%, y Brasil está a punto de alcanzar el 40%, mientras que muchos países de América Central y el Caribe están en menos del 10%.

Alrededor del 40% de las conexiones de América Latina todavía utilizan redes 2G, y otro 40%, redes 3G. “Para América Latina, el reto es lograr la inclusión digital lo antes posible”, concluye el estudio, el cual recomienda realizar inversiones en tecnologías, cerrar la brecha con las economías más avanzadas y la brecha interna para que los segmentos más vulnerables de la población no queden atrás.

Aparte del imperativo de desarrollar la infraestructura general de las telecomunicaciones, los participantes en el evento realizado en Buenos Aires dijeron que para el desarrollo de 5G en la región queda además por adecuar marcos regulatorios, solucionar desencuentros sobre la tenencia y explotación de espectro radioeléctrico y recuperar las inversiones hechas para 4G.

La revolución 5G

La promesa de las redes 5G, en todo caso, es tentadora. Como dijo Adamowicz a AméricaEconomía Intelligence, la propuesta de la red 5G “no es exclusiva en velocidad, sino en varias otras dimensiones. Es toda una revolución”. Además de mayor velocidad, implica menor latencia (demora en conectarse) y la posibilidad de conectar varios aparatos sin colapsar la red. En otras palabras, las redes 5G podrán acomodar más usuarios, numerosos sensores y mucho tráfico.

Por su parte, gracias al aumento de dispositivos conectados a través de la tecnología 5G, el llamado internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) —la interconexión de objetos con internet— cambiará la banca para siempre, ya que será una fuente de información clave para atraer, conocer y fidelizar clientes, según el informe de BBVA Research.

Por ejemplo, se podrá iniciar una relación comercial con un nuevo consumidor a través de canales digitales (onboarding digital) gracias a dispositivos capaces de identificar a un cliente por sus datos biométricos. Al mismo tiempo, gracias al “torrente continuo de datos enviados por dispositivos IoT, es posible obtener información valiosa en tiempo real mediante técnicas de analítica avanzada”. Con esa información, las empresas podrán microsegmentar la masa de consumidores, “ofreciendo no solo productos más afines a los gustos del consumidor, sino también ajustados a su capacidad adquisitiva”.

No obstante, el IoT en el sector bancario presenta algunos retos,  en primer lugar el tema de la ciberseguridad, puesto que “los dispositivos IoT no presentan estándares de seguridad robustos ni reciben actualizaciones de seguridad”, según el informe. Además existe un problema de propiedad de los datos, ya que en muchos casos se cuestiona si estos pertenecen al usuario o a la empresa.  En resumen, “surge un debate apasionante, que deberá ser abordado en profundidad en los próximos años”, finaliza el reporte.

Topics: Tendencias

Subscribe Here!

Recent Posts