4 factores que se deben fortalecer para evitar la desaceleración de la banca digital en Latinoamérica

Posted by TODO1 on Jul 24, 2018 9:00:00 AM

La banca electrónica y móvil, y las redes sociales como nuevo canal de comunicación con el cliente, constituyen un cambio importante en el modelo de negocio de los bancos a nivel global.

En América Latina el cambio a la banca digital "es especialmente relevante porque además de complementar los canales tradicionales ofrece a las entidades la oportunidad histórica de bancarizar un segmento de la población excluida del acceso a los servicios financieros”, señala un informe conjunto de la consultora PwC e IE Business School.

Sin embargo, la banca digital aún no despega en este continente debido a factores como la falta de desarrollo de la infraestructura de comunicaciones y la escasa confianza en los pagos electrónicos. A pesar de la creciente penetración de internet en las sociedades latinoamericanas, y de la explosión de la telefonía móvil y las redes sociales, estas aún no llegan a una porción significativa de la población.   

03_TODO1_Factores_retrasan_03

Infraestructura de comunicaciones 

Solamente el 43,4 por cientodel total de los hogares en América Latina y el Caribe estaba conectado a internet en 2015, según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). "Hay una gran diferencia en los niveles de acceso entre los países de la región: de los 24 analizados en 2015, tres tenían una penetración de internet en los hogares menor al 15 por ciento (Nicaragua, Cuba y Haití), quince estaban entre 15 por ciento y 45 por ciento, y tres entre 45 por ciento y 56 por ciento (Argentina, Panamá y Paraguay), y solo Chile, Costa Rica y Uruguay llegaban al 60 por ciento", indica el informe. 

Asimismo, el acceso a conexiones de banda ancha aumentó con fuerza, particularmente en el segmento móvil, que pasó del 7 por ciento al 58 por ciento de la población entre 2010 y 2015. 

A pesar de estos avances, persisten problemas relacionados tanto con la calidad (velocidades de conexión) como con la equidad en el acceso a internet(diferencias según la ubicación geográfica y la situación socioeconómica de la población), privilegiándose las zonas urbanas.  

Actualmente hay una mayoría de teléfonos móviles convencionales pero el mercado evoluciona con rapidez hacia una hegemonía de los teléfonos inteligentes

A esto se suma el problema —como señala el informe de PwC e IE— que tienen las entidades financieras en cómo adaptar sus plataformas y los correspondientes desarrollos a las necesidades de un mercado en el que actualmente hay una mayoría de teléfonos móviles convencionales (tecnología GSM o de segunda generación, o 2G) pero que evoluciona con rapidez hacia una hegemonía de los teléfonos inteligentes o smartphones, que usan tecnología de tercera generación (3G) y conexiones HSPA o superior, los cuales permiten el uso de redes móviles de transmisión de datos de alta velocidad.  

Confianza y seguridad en pagos electrónicos  

Aunque el sistema de pagos electrónicos está disponible desde hace mucho tiempo en Latinoamérica, la cantidad de usuarios que lo emplean no ha crecido como se esperaba. Esto se debe principalmente a la falta de confianza y al recelo sobre la seguridad de los sistemas de pago.  

El pago por medios electrónicos se ha desarrollado acompañado de nuevos esquemas de seguridad de información. Sin embargo, las técnicas de engaño empleadas por los delincuentes informáticos también se han vuelto más sofisticadas. Con todo, en la actualidad el mayor riesgo no está en los sistemas de información de los pagos electrónicos, sino en los propios usuarios que aún no conocen lo suficientemente bien este entorno y son víctimas frecuentes de engaños y estafas. 

En 2016 se registró un récord en las filtraciones de datos debido a la computación en nube (cloud computing), según un estudio de la firma internacional de seguridad digital Gemalto. Más del 79 por ciento de los incidentes mundiales de filtración de datos en el primer semestre del 2016 se produjeron en el continente americano. El 64 por ciento de todos los ataques consistieron en el robo de información de identidad personal y un 26 por ciento de las filtraciones de datos se dio en gobiernos e instituciones financieras. Esto sucede generalmente porque los procedimientos de verificación de identidad del emisor tienen fallas, señala Gemalto.

Las transacciones electrónicas se realizan sin contacto interpersonal, por lo que es necesario el uso de mecanismos para autenticar con quién se ha entrado en contacto para intercambiar información de manera segura. Esto implica que no solamente posea el nombre de usuario y la contraseña de acceso, sino un elemento adicional único como un token numérico, o un elemento biométrico como la huella digital.  

Entre los esquemas de fraude más utilizados está la “máscara”

Un informe de la consultora EY señala que entre los esquemas de fraude más utilizados está la “máscara”, que muestra una página simulada de la entidad financiera que induce al cliente a ingresar su nombre de usuario y contraseña. En este sentido, aconseja el documento, es importante que los usuarios sean conscientes de los riesgos existentes y cómo se pueden mitigar. “Los pagos electrónicos son la prueba máxima de la confianza en el entorno de transacciones electrónicas en internet”, sostiene el informe.

Por su parte, el informe de PwC e IE señala que “el gran desafío de las entidades latinoamericanas es […] crear las condiciones adecuadas para que este tipo de operaciones se realicen en un marco seguro y con plenas garantías de confidencialidad”.  

La infraestructura tecnológica de los bancos en Latinoamérica ha quedado, en general, un poco retrasada. En este sentido, es necesaria su modernización, lo cual implica una inversión económica y de tiempo que no todos los bancos están preparados a asumir.  

Topics: Banca Digital

Subscribe Here!

Recent Posts